7 formas para dejar de fracasar con tu marketing de contenidos

Este simple mantra siempre está paseándose por mi cabeza cuando pienso en qué publicar, pero se está volviendo cada vez más presente estos días – ya que el tema del marketing de contenido se ha puesto más serio con el tiempo. Veamos qué dicen nuestros compañeros de Gananci de esto.

Me encanta el marketing de contenidos, y realmente creo que – cuando se hace realmente bien – es buenísimo para tus clientes y una excelente manera de desarrollar e impulsar un negocio.

Pero también estoy exhausto. Cansado de los mismos consejos. Cansado de tanto contenido… sin gracia.

No me malinterpreten. No vengo de un lugar mágico donde están todas las respuestas – y estoy luchando con muchos de estos problemas. Pero para crecer como marketer – y para impulsar realmente el negocio a un nuevo escalón con contenido – nos podemos beneficiar de ir más allá de ideas y pensamientos usuales.

¿En qué nos equivocamos? ¿Qué podemos hacer?

1. Estas respondiendo preguntas en lugar crear perspectivas

Muchas veces nos concentramos en responder las preguntas de nuestra audiencia en lugar de hablar de nuestros productos y servicios. Pero me gusta como Mark Schaeffer lleva esto más allá cuando habla de la creación de contenido en su libro Known:

“Responder preguntas de clientes es una estrategia sólida para los que van comenzando, pero no es lo ideal en todas las situaciones, especialmente en un niche de multitudes. En esa situación, necesitas concentrarte en perspectivas en lugar de solo respuestas”.

Perspectivas sobre respuestas. Me gusta mucho este dicho porque no solo es un acercamiento más profundo, sino que es algo que solo tú puedes ofrecer. Se origina de tu punto de vista y no de una regurgitación de lo que ya está publicado.

Por ejemplo, mi objetivo con este artículo es darte mi punto de vista y no darte una simple respuesta a “cómo puedes dejar de fracasar con el marketing de contenidos”. Piensa en algo que solo tú puedas ofrecer.

2. No te das el tiempo de crear algo realmente significativo

Apuesto que hay mucho “ruido” en tu vida.

Mucho se habla de lo que se necesita para desconectarse del trabajo, y soy un gran defensor de eso. Pero, es necesario que vayas más allá de solo reemplazar un tipo de medio por algo más. Cuando estás navegando por Facebook, revisando el correo, o viendo Netflix, tu mente se desconecta del trabajo, pero no está del todo desconectada.

Si bien no hay nada de malo con leer cosas divertidas y triviales y otro tipo de entretenimiento, he estado desafiándome a mí mismo desconectándome de todo y poniéndome más cómodo con la “tranquilidad” – sí, poniéndome cómodo, porque puede ser incómodo no hacer nada. Cuando logro estar cómodo, siento que mi mente realmente mejora, y estoy más en paz.

Si bien es un poco vergonzoso admitirlo, muchas veces cierro mis ojos y “apago” mis pensamientos por unos 15 a 20 minutos en las tardes. Mi mente está más clara, me siento más feliz.

¿Cuánto tiempo de verdadera tranquilidad tienes? Si no es mucho, ¿qué puedes hacer para ponerte cómodo con la idea de no hacer nada?

3. Tienes muchas ideas pero te cuesta comenzar y terminar algo

Hace poco me preguntaron cuáles eran mis mayores desafíos como marketer. Si bien tengo muchos, respondí que nuestro equipo se ahoga en ideas. Me alegra tener mucho por ofrecer, pero me he dado cuenta de que esta tormenta de ideas es negativa por algunas razones.

Primero, si estás trabajando en algo, tienes que dejar de hacerlo – o pausarlo – para trabajar en otra cosa. Y esto puede ser difícil si te encantan tus ideas (como a muchos nos pasa).

Sugerencia: escoge algo y comprométete con ello. No te quedes atrapado en la idea de pensar en lo que no estás consiguiendo y concéntrate en los avances que logras.

4. Tienes un plan y no una estrategia

Quizás esté haciendo un poco de trampa con este, ya que mencioné que no regurgitaría la necesidad de una estrategia documentada, pero muchas personas creen que tienen una estrategia cuando lo que realmente tienen es un plan. Es una lista de aspectos pero no se encuentra el quién, qué, y cómo de una estrategia:

  • ¿A quién estas educando/ayudando?
  • ¿Qué podemos hacer para ayudar de una manera en que nadie más lo haga?
  • ¿Cómo mediremos nuestro éxito?

Descubre aquí los pasos para crear un plan de negocios exitoso para tu empresa.

5. Te enfocas en leads y no en suscriptores

Muchos marketers mezclan el marketing de contenidos con la obtención de leads. Si bien los leads son esenciales para cualquier negocio, me preocupa que los marketers no estén apreciando el valor de construir una audiencia a quienes podrán ayudar a largo plazo.

En lugar de pensar en leads, te recomiendo pensar en suscriptores. Los leads proveen un poco de información a cambio de un pedazo de contenido o algo más. Puede que estén – o no estén – interesados en tus productos y servicios. Lo más seguro es que su interés sea momentáneo.

Por otro lado, los suscriptores se inscriben para recibir comunicaciones regulares de ti porque creen que tienes algo valioso para decir – y que continuarás teniendo valor.

6. Pasas mucho tiempo tratando de jugar con el sistema en vez de ser útil

Como equipo, recibimos infinidades de correos de personas que quieren contribuir con el blog. Algunos de los correos que recibimos van más o menos así: “Me encantaría escribir para tu blog si coloco un enlace a mi sitio”.

Lo más seguro es que estos autores no tengan experiencia avanzada en cuanto al marketing de contenidos que pueda beneficiar a nuestros lectores, pero sin importar quién es el autor o cuál es el tema, esta estrategia de intercambio es un poco repugnante. Si bien entiendo el valor de artículos de invitados en sitios con autoridad, si tu principal objetivo es conseguir un enlace a tu sitio, el artículo ya empieza a sonar deshonesto.

Así que, no publiques o hagas artículos de invitados solo para conseguir enlaces. Se útil y genuino – y piensa que las recompensas no solo vienen en forma de enlaces.

7. Te enfocas más en calidad y no en repercusión

Actualmente estoy trabajando en un eBook, y cuando lo compartí inicialmente con algunos miembros del equipo, uno me respondió: “me parece bueno”.

Mi respuesta fue: “si bien lo bueno es bueno, no es lo que necesitamos…”.

Bueno no es tan bueno en estos días, y creo que la gente debería tratar de ser mejor que bueno.

Siempre he hablado de la repercusión. A diferencia del contenido útil y usable, el contenido con repercusión mueve a las personas a hacer algo, a tomar acción. Puede ser una acción que beneficie tu negocio – como suscribirse o comprar tu producto – pero también podría ser algo que no ves – como reorganizar un proceso o cambiar la estrategia de algo basándose en lo que compartiste con ellos.

Te desafío a definir lo que calidad significa para ti – o simplemente olvida esa palabra – y averigua cómo puedes crear algo significativo.

¿Estás pasando por problemas parecidos? ¿Qué más agregarías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *